Buscar

Lo sentimos, ningún resultado corresponde a tu búsqueda

Consejos de cuidado





Para cuidar tu ropa y lograr que atraviese las temporadas, te recomendamos cumplir las instrucciones de cuidado indicadas en la etiqueta del artículo, además de las siguientes informaciones:





La ropa de punto

Alpaca, mohair, lana y cachemira son fibras delicadas, aunque fáciles de cuidar, por lo tanto, se debe privilegiar lavarlas a mano. También puedes utilizar el programa especial lana de tu lavadora: lavado con agua fría con un detergente especial lana, (líquido preferentemente). Al contrario, se debe evitar el suavizante porque puede dañar la fibra de tu jersey o chaqueta de punto. Utiliza una bolsa de lavado y privilegia un escurrido sin superar las 600 revoluciones por minuto, para evitar deteriorar la fibra. En cuanto al secado, se debe realizar horizontalmente, para conservar mejor la forma inicial de la ropa con el paso del tiempo y sin percha, porque destensan las fibras de la prenda. Algunos de nuestros artículos de punto se deben limpiar en seco, está indicado en la etiqueta de la composición y del cuidado de la ropa.




El denim

Jeans, chaquetas, shorts… Todos los ineludibles del armario AMV que, aunque estén diseñados en una tela por naturaleza resistente, deben cumplir algunas reglas de lavado específicas para atravesar las temporadas de forma duradera. En primer lugar, es importante lavar tu prenda en denim del revés para proteger las fibras y preservar los colores. Se recomiendan, una temperatura máxima de 40 grados y un detergente adaptado, para evitar que los colores destiñan y que el tejido se encoja. Se pueden secar en la secadora, en programa corto para denim 100% algodón, pero es mejor el secado al aire libre.




El algodón

Apreciado por su durabilidad, el algodón es la primera fibra textil del mundo y tiene un lugar preponderante en cada una de las colecciones American Vintage. Puro o mezclado con otras materias, es ligero, agradable de llevar, respirable y, sobre todo, es fácil de cuidar. El algodón presenta la ventaja de poder lavarse a todas las temperaturas, sin embargo, lo ideal sigue siendo lavarlo entre 30 y 60 grados, para proteger las fibras y los colores. Gracias a sus fibras muy resistentes, también puede soportar el secado en secadora.




El algodón Supima®

El algodón con denominación controlada « Supima® » solo se cosecha en Estados Unidos: más precisamente en California, Arizona, Nuevo México y Texas. Es un algodón raro y certificado que se ha convertido en una fibra elegida para una materia de calidad superior. Utilizado esencialmente para la ropa de la línea Massachusetts, presenta la ventaja de ser muy suave, para un efecto «segunda piel». Sus fibras largas y robustas le otorgan resistencia y durabilidad, pero para conservar esta durabilidad, se recomiendan el uso de un programa delicado a 30 grados y una bolsa de lavado. Como el algodón clásico, puede soportar el secado en secadora.




El cupro

Se aprecia por ser fino, de aspecto satinado y tacto sedoso, el cupro es el resultado de la extracción de las fibras de semillas de algodón consideradas habitualmente como inutilizables. Materia fluida y respirable, el cupro evacúa muy rápido la humedad y es un excelente regulador térmico. También presenta la ventaja de ser fácil de cuidar: se lava a 30 grados con un ciclo clásico, se arruga muy poco y se plancha a baja temperatura. Sin embargo, se recomienda evitar el secado en secadora y optar por el secado al aire libre encima de una percha.




La seda

Materia natural, se aprecia la seda por su suavidad, brillo y ligereza. La seda presenta la ventaja de disponer de propiedades isotérmicas, es decir que aísla en invierno y refresca cuando las temperaturas son más cálidas. Sin embargo, se trata de un tejido delicado que requiere cumplir las recomendaciones de lavado. Opta preferentemente por un lavado a 30 grados, programa delicado, idealmente en una bolsa de lavado, sin añadir suavizante (que puede alterar la materia y su brillo) y escurrir sin superar las 600 revoluciones por minuto. Para el secado, se debe optar preferentemente por dejar secar la ropa al aire libre, porque una temperatura demasiado alta podría hacer encoger la ropa.




La viscosa

La viscosa es una fibra natural vegetal, procedente de la pulpa de madera. Inicialmente, fue creada como alternativa más económica de la seda. La viscosa, por su flexibilidad y fluidez, es una materia agradable de llevar, pero que se merece una atención particular a la hora de cuidarla. La fibra se retracta y se fragiliza al mojar la ropa, de hecho, se debe privilegiar un lavado a mano o un programa delicado en la lavadora, a baja temperatura, idealmente en una bolsa de lavado. En cuanto al secado, es mejor privilegiar un secado horizontal y evitar el secado en secadora. La materia recupera su forma inicial después de plancharla.




El lyocell

El lyocell o Tencel® es una fibra producida a partir de pulpa de madera (en general eucalipto o bambú). La celulosa final obtenida se parece a la miel que luego se endurece y moldea. El lyocell presenta la ventaja de ser una fibra muy resistente con una alta capacidad de absorción de la humedad. Para el cuidado de este tejido, es mejor evitar lavarlo en lavadora por encima de 40 grados, para evitar que la fibra se encoja. El lyocell se arruga poco, pero nada impide plancharlo a baja temperatura, para obtener un aspecto impecable.




El lino

El lino es una fibra natural cuya calidad hace que sea una de las materias más populares, sobre todo en verano. Sus propiedades le permiten reducir la sensación de calor y evitar la sudoración. Así mismo, su frescor hace que sea agradable de llevar. El lino presenta la ventaja de ser una materia resistente, fácil de cuidar y que se embellece a lo largo de los lavados. Por ello, privilegia lavarlo a 30 o 40 grados máximo. Es posible secar en la secadora, esto incluso hará que la materia sea más suave. El lino se lleva sin planchar, porque sus asperezas hacen su encanto, por lo que lo ideal es secar al aire libre. Sin embargo, se puede planchar del revés, si se hace a baja temperatura.




El cuero

American Vintage utiliza esencialmente cueros de cordero y de terneros, en particular para cinturones y abrigos. Para que dure con el paso del tiempo, el cuero se debe cuidar. Ante todo, recuerda impermeabilizar tu artículo de cuero antes del uso, para protegerlo de la humedad. Se debe renovar la operación una vez al año. Materia natural, el cuero se debe nutrir con una leche especial para que no se seque con el paso del tiempo o que no pierda su aspecto. También se recomienda limpiarlo con un algodón húmedo y jabón, y después dejar secar al aire libre.




Las materias sintéticas

Poliamida, poliéster, acrílico y elastano son materias sintéticas que presentan la ventaja de ser resistentes, elásticas, fáciles de cuidar y pueden ser mezcladas con fibras naturales. Para cuidar tus materias sintéticas, privilegia lavarlas a baja temperatura (30 grados) para no dañar y encoger las fibras. Se arrugan poco, pero sigue siendo posible plancharlas a baja temperatura.